Estudiar idiomas

A la hora de estudiar idiomas ¿cuál debe ser tu objetivo?

Primero, es preciso aclarar que las mejores motivaciones para estudiar idiomas deberían ser: placer y afán de conocimiento.

Las razones utilitarias están bien, pero no deberían ser las principales.

Cuando te decides a aprender otra lengua, inviertes mucho tiempo y esfuerzo -además de dinero- para dominarla bien. Si solo te guía el objetivo práctico de mejorar a nivel económico o laboral, te va a resultar muy duro y es probable que abandones.

Por supuesto, son razones de peso, pero nos gustaría que no fuera eso lo único que te moviera, porque queremos que triunfes.

Quieres estudiar idiomas, pero ¿cuáles?

Una vez hecha esta precisión, nos centramos en ofrecer distintos argumentos para aprender distintos idiomas.

No existe un mejor idioma. Todos son buenos, si te guían las metas adecuadas.

No obstante, existe cierta tendencia a clasificar las principales lenguas que se hablan en Europa según determinados clichés. Esto las califica como más o menos adecuadas para según qué cosas.

Aprender francés, la lengua de la diplomacia

Desde el siglo XV, París fue la capital del mundo, la ciudad más cosmopolita de Occidente. Aprender francés era obligado para los mejores oradores y los pensadores más refinados.

Hasta hace unas décadas, aún era la principal lengua extranjera en los colegios españoles.

Hoy en día, sigue emitiendo cierta aura de elegancia y refinamiento, pero perdió su preeminencia como idioma más importante.

A pesar de eso, mantiene una de las mayores tradiciones literarias del mundo y Francia ha sido origen de numerosos movimientos artísticos y musicales de los últimos siglos.

Aprender francés tiene mucho sentido para bibliófilos, apasionados del arte, historiadores y, cómo no, cualquiera que se sienta seducido por la musicalidad y elegancia del idioma.

Elige estudiar idiomas porque te gustan

Aprender alemán y usar las palabras justas

El alemán es sinónimo de precisión y rigor.

Aprender alemán resulta especialmente útil para expresar ideas abstractas y sutiles. Motivos:

  • Su complejidad.
  • Sus innumerables recursos para formar palabras que expresen una idea o concepto, al milímetro.

Junto con el griego, es la lengua, por excelencia, de la Filosofía: Kant, Hegel, Nietzsche, Heidegger, Schiller…

También es el idioma de grandes inventores, incluyendo más de 100 premios Nobel.

No es glamuroso, como el francés, pero mantiene su importancia en el mundo cultural y científico. De hecho, goza de gran presencia en las publicaciones académicas actuales.

Cualquiera que desee leer en su idioma original las grandes obras del mundo de las Ciencias, la Ingeniería o la Filosofía, sentirá la tentación de aprender alemán.

Aprender italiano, el idioma clásico

Una de las lenguas más bellas, asociada a las artes, la poesía, el refinamiento y el humanismo.

Sin olvidar la decoración, el cine, la moda o la gastronomía –es el idioma con mayor número de palabras para describir la comida–.

Se le considera el idioma más parecido al latín, aunque no es del todo cierto:

  • Fonéticamente, comparten más rasgos.
  • Sintáctica y morfológicamente, están más alejados de lo que pensamos.

En cualquier caso, aprender latín ayuda a la hora de aprender italiano.

Es más: todo aquel interesado en la cultura clásica debería aprender italiano, latín y griego.

Estudiar idiomas es costoso y requiere esfuerzo y tiempo

Gesticulando se entiende la gente

Algo que hace especial al italiano es que, si se nos permite la licencia, este idioma no solo se expresa mediante palabras, sino a través de los gestos.

Los italianos tienen un lenguaje no verbal muy desarrollado. Por eso, suele decirse que hablan con las manos.

La explicación más convencional es que son artistas, en sentido amplio, y su forma de gesticular remite a su tradición pictórica, escultórica, etc.

Sin embargo, el origen es más prosaico: cuando Grecia colonizó el sur de Italia, la población era muy numerosa y el lenguaje de gestos resultaba útil para llamar la atención de otros y hacerse oír, sin necesidad de gritar.

Estudiar idiomas por las razones adecuadas

Confiamos en haberte proporcionado una somera idea de los elementos que debes tener en cuenta, cuando decides estudiar idiomas.

No todo es cuestión de aprender según qué idiomas en función de su número de hablantes, oportunidades laborales, países en los que tiene presencia, etc.

Sin duda, son factores muy importantes, pero nunca deberían ser los únicos, cuando tienes afán de conocimiento y te interesan otras culturas.

¿Hay algo que echas de menos? No hemos mencionado la importancia de aprender inglés, porque consideramos que es un hecho de sobra conocido. Estudiarlo parece algo obligatorio.

En definitiva, no desperdicies la oportunidad de estudiar idiomas y elígelos en función de motivaciones personales importantes.

 

Curso Intensivo Español

No te pierdas las novedades del blog, suscríbete a la newsletter!

Artículos relacionados
Phrasal Verbs
16.05.2024

Phrasal verbs más usados en exámenes Cambridge

06.03.2024

Condicionales en inglés: tipos, estructura y ejemplos

hello en una pizarra
08.02.2024

Palabras más usadas en inglés: descubre el vocabulario más importante en inglés